Noticias

Advertencias gráficas en productos de tabaco deben ser grandes, claras y repulsivas

18/04/2023

508 Visitas

De manera a informar sobre los efectos reales que produce en la salud y desaliente el consumo, señaló la Dra. Cristina Pérez, especialista en el área, quien estuvo de visita por el país. Destacó que, en Brasil, un 40% de los fumadores consideraron abandonar el tabaco a causa de las advertencias sanitarias impresas en las cajetillas. 

El consumo de tabaco produce pérdida de la visión, ceguera, gangrena, cáncer, disfunción eréctil, entre otras graves patologías, indicó la Dra. Cristina Pérez, consultora del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco e investigadora independiente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), organismo regulador autónomo del Brasil.

Durante su estadía en el país, la profesional dictó jornadas técnicas enfocadas al fortalecimiento de las medidas de control del tabaco, con énfasis en imágenes y mensajes de advertencias sanitarias en cajetillas de estos productos, con el fin de transmitir información significativa a fumadores y no fumadores. Realizó, además, un análisis de las advertencias sanitarias de productos de tabaco en Paraguay.

Las advertencias sanitarias con imágenes en las cajetillas de cigarrillos y otros productos de tabaco son una de las medidas del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) propuesta por la OMS y adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2003.

En Paraguay, las advertencias sanitarias en las cajetillas de productos de tabaco son pequeñas, ocupan apenas el 40%, cuando lo ideal debería ser alcanzar un 50% y hasta más. “Hay que ampliar el tamaño de las advertencias”, dijo Pérez. Indicó que las imágenes deben ser mucho más grandes, claras y repulsivas, con colores neutros, nada llamativo, con el objetivo de informar acerca de los efectos reales que produce el tabaco y desaliente al consumo.

Por otra parte, la experta reconoció que en el país también se han logrado avances en el control del tabaco. “El nuevo decreto es bueno, pero no es el mejor. El país debería aspirar a contar con advertencias que ocupen por lo menos el 50% de las cajetillas, en ambas caras”, precisó, además de buscar contar con más emisiones.

Mencionó que actualmente en Brasil, las advertencias de cigarrillos se encuentran en ambas caras: 100% ocupa la cara frontal de la cajetilla y un 30% la cara posterior.

La profesional describió que las advertencias sanitarias tienen tres funciones:

1)      Informar sobre las comorbilidades y las enfermedades que causa el cigarrillo. Es una forma de informar a la población sobre los efectos que genera al organismo.

2)      Desalentar a fumar a los niños y jóvenes. La cajetilla no tiene que ser atractiva, sino todo lo contrario, debe ser repulsiva ya que se trata de un producto que mata. El cigarrillo es un veneno, ni siquiera fumar uno es saludable.

3)      Cesación tabáquica en fumadores.

Vapeadores

Según declaró la Dra. Cristina Pérez, los vapeadores deben contener la misma advertencia que los cigarrillos electrónicos, ya que son la nueva forma de utilizar un cigarrillo convencional. “El vapeador es igual al cigarrillo, incluso causa más daño y en un tiempo menor”, resaltó.

La experta dijo estar sorprendida con respecto al uso de este dispositivo en Paraguay, sin ninguna restricción y control. Indicó que en el Brasil está prohibida la comercialización del vapeador, desde el 2009.

“Las personas saben que hace mal el cigarrillo, pero no creen que esto ocurra con los vapeadores. El vapor también es perjudicial, enferma a los que fuman y vapean, y a los que están expuestos a este humo (fumadores pasivos)», expresó la investigadora de ANVISA.

Compartir en: