Noticias

Cómo mejorar las defensas en temporada de invierno

13/06/2023

480 Visitas
  • En épocas de frío, la alimentación debe responder a la demanda del organismo para mantener el calor corporal y fortalecer el sistema inmunológico contra las enfermedades respiratorias. 
  • Se recomienda consumir a diario tres frutas de estación y optar por hortalizas cocidas; beber al menos 2 litros de agua e incluir infusiones calientes como café, mate o té.

 

En esta época del año es sumamente importante, no solo responder a la demanda del organismo ante el descenso de la temperatura, sino, además, fortalecer las defensas contras las enfermedades respiratorias y prevenir las enfermedades crónicas. Para ello, es clave saber qué alimentos consumir, cuidar las porciones y no abandonar la actividad física.

Las frutas y verduras de estación son aliadas en el invierno, refuerzan las defensas contra las enfermedades habituales de esta estación, como la gripe o influenza y COVID-19.

Los cítricos son ideales por su alto concentrado de vitamina C: pomelo, naranja, mandarina y limón. Se puede consumir la fruta en gajos o exprimido recientemente sin necesidad de agregado de azúcar. Se aconseja saborear de las frutas de estación en forma natural.

Entre las hortalizas ricas en vitamina A y vitamina C se encuentra la zanahoria, zapallo, calabaza, verduras de hojas verdes como la acelga y espinaca, el brócoli, coliflor, repollo, ajo, cebolla, zuchini y la berenjena.

Una buena opción para el almuerzo y la cena es incluir sopas (caldos) u hortalizas cocinadas como ensalada.

Se sugiere practicar la cocina en casa. Preferir las comidas caseras y evitar los envasados y los ultraprocesados, ya que contienen alto nivel de grasa, sodio y azúcares.

Es recomendable que tanto el almuerzo como la cena se acompañe con ensalada fresca, ya que aportan vitaminas, minerales y fibra a la alimentación.

Si desea consumir guiso, que sea con carne magra (sin grasa visible) y acompañar con ensalada. Incorporar legumbres como arvejas, lentejas o porotos, que son fuentes de fibra, minerales y vitaminas.

Evitar en lo posible el consumo de embutidos y moderar el agregado de sal, grasas y aceite.

En caso de consumir comidas típicas que son ricas en hidratos de carbono y grasas saturadas, se aconseja acompañarlas con hortalizas o sopa de verduras.

Recomendaciones

Hidratación correcta. Se indica una ingesta diaria de al menos 2 litros de agua. Además, se pueden sumar otras variedades de infusiones calientes durante el día, como té, mate y café, en cantidad moderada y sin azúcar.

Práctica de actividad física. Realizar actividad física 60 minutos al día para mantener la salud y prevenir enfermedades.

Buen descanso. Tener de 7 a 8 horas diarias de sueño es indispensable.

Compartir en: