Noticias

COVID-19 deja de ser una emergencia de salud pública de importancia internacional

05/05/2023

364 Visitas

Aun así, esta enfermedad pandémica seguirá siendo una prioridad de salud pública, puesto que se encuentra activa en los cinco continentes. “Es hora de que los países hagan la transición del modo de emergencia al manejo de COVID-19 junto con otras enfermedades infecciosas «, informó el director de la OMS.

 

A partir de hoy, COVID-19 deja de ser una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII). «Con gran esperanza declaro que COVID-19 ha terminado como una emergencia sanitaria mundial. Eso no significa que haya terminado como una amenaza para la salud mundial», anunció el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Explicó que “lo que significa esta noticia es que es hora de que los países hagan la transición del modo de emergencia al manejo de COVID-19 junto con otras enfermedades infecciosas».

Afirmó que este es un momento de celebración. “Hemos llegado a este momento gracias a la increíble habilidad y dedicación desinteresada de los trabajadores de la salud y los cuidados; La innovación de los investigadores y desarrolladores de vacunas”;

Por otra parte, hizo hincapié en que no se trata de una decisión repentina. “Es una decisión que se ha considerado cuidadosamente durante algún tiempo, planificada y tomada sobre la base de un análisis cuidadoso de los datos”. Sin embargo, mencionó que no dudará en convocar a otro Comité de Emergencia en caso de que el COVID-19 vuelva a poner en peligro a nuestro mundo.

Recordó que este virus llegó para quedarse. “Todavía está matando y todavía sigue cambiando. Sigue existiendo el riesgo de que surjan nuevas variantes que provoquen nuevos aumentos de casos y muertes», por lo que no deben descuidarse las acciones de vigilancia, protección y prevención.

«Lo peor que cualquier país podría hacer ahora es usar esta noticia como una razón para bajar la guardia, desmantelar los sistemas que ha construido o enviar el mensaje a su gente de que COVID-19 no es motivo de preocupación».

El director general de la OMS recordó que COVID-19 ha dejado, y sigue dejando, profundas cicatrices en nuestro mundo, señalando que esas cicatrices deben servir como un recordatorio permanente del potencial de que surjan nuevos virus, con consecuencias devastadoras.

“Como comunidad mundial, el sufrimiento que hemos soportado, las dolorosas lecciones que hemos aprendido, las inversiones que hemos realizado y las capacidades que hemos desarrollado no deben desperdiciarse”, imprimió.

Aseguró que contamos con las herramientas y las tecnologías para prepararnos mejor para las pandemias, para detectarlas antes, para responderlas más rápido y para mitigar su impacto. Sin embargo, lamentó que la falta de coordinación, la falta de equidad y la falta de solidaridad significaron que esas herramientas no se utilizaron con la eficacia que podrían haberlo hecho. Se perdieron vidas que no deberían haber sido.

“Debemos prometernos a nosotros mismos y a nuestros hijos y nietos que nunca volveremos a cometer esos errores”, dijo.

“COVID ha cambiado nuestro mundo y nos ha cambiado a nosotros. Esa es la manera que debe ser. Si todos volvemos a cómo eran las cosas antes del COVID-19, no habremos aprendido nuestras lecciones y le habremos fallado a las generaciones futuras”, subrayó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Compartir en: