Noticias

Crece demanda de consultas e internaciones por cuadros respiratorios

19/05/2023

561 Visitas
  • El 93% de los hospitalizados en edad pediátrica es por virus sincitial respiratorio, más de la mitad tiene menos de un año de edad. 
  • Por otra parte, se registra importante número de afectados por SARS-CoV2 e influenza.
  • Se insiste en la vacunación en los grupos prioritarios para evitar cuadros graves y hospitalizaciones.

 

De acuerdo al sistema de Vigilancia Centinela de Enfermedad tipo Influenza (ETI) e Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAG), en la última semana (SE) 18 se detecta un incremento de 2% en las consultas por enfermedades tipo influenza, sobrepasando el umbral de alerta. A nivel país se registra un total de 274.136 consultas por cuadros respiratorios.

En este mismo periodo se observa aumento sostenido en la actividad de virus sincitial respiratorio (VSR), que afecta principalmente a niños menores de un año.

En los centros centinela se verifica un crecimiento de hospitalizados por infecciones respiratorias agudas graves, asociadas a virus respiratorio en edad pediátrica (93%), con predominio en niños menores de un año (51%). La mayor cifra de hospitalizados por virus sincitial respiratorio procede de Amambay (65%), seguido de Alto Paraná (11%) y Central (10%).

A la fecha se registran 202 hospitalizaciones por virus sincitial respiratorio, 15 ingresos a terapia intensiva y 6 fallecidos.

Por otra parte, datos de laboratorios privados registran incremento de influenza A, en las últimas tres semanas, alcanzando el mayor porcentaje de casos en la última semana (SE) 18.

Así también se evidencia un progresivo aumento de afectados por SARS-COV2, principalmente en la franja etaria de 20 años en adelante.

Vigilancia centinela

En la última semana evaluada (SE) 18, de acuerdo a la vigilancia centinela se computan 322 hospitalizados por IRAG, de los cuales, el 61% (195) corresponde a la edad pediátrica, y 39% (127) a la franja adulta.

El reporte de la Vigilancia Centinela muestra que, en lo que va del año 2023, la mayor afectación en la edad pediátrica (0 a 19 años) es por virus sincitial respiratorio. Mientras que la mayor proporción de ingresos a terapia intensiva se da por influenza B (31%), seguido de SARS-CoV2 (21%).

En la franja adulta (20 años y más) se refleja que la mayor afectación de cuadros respiratorios es por el virus SARS-CoV2, que transmite el COVID-19. Este virus es también responsable del mayor número de ingresos a cuidados intensivos (22%), seguido del virus sincitial respiratorio (21%) en este grupo población.

Fallecidos

En cuanto a los fallecidos acumulados asociados a virus respiratorios, en los centros centinelas se computan un total de 83 decesos: SARS-CoV-2 (66); Influenza B (8); virus sincitial respiratorio (5); Adenovirus (3) y una coinfección (virus sincitial + Influenza H1N1).

Recomendaciones

Los virus respiratorios se transmiten al hablar, toser y estornudar. Para prevenir la transmisión de estos virus se aconseja: al toser o estornudar cubrirse (boca y nariz) con el pliegue interno del codo; intensificar la higiene de manos, puesto que estás secreciones quedan en las manos y pueden ser un vehículo de transmisión de virus, y ventilar los ambientes cerrados.

Se insiste en la vacunación, principalmente en los grupos prioritarios. La vacunación es clave para protegerse contras las formas graves de la influenza y COVID-19, y reducir el riesgo de hospitalización y muertes asociadas.

Si tiene síntomas respiratorios

En caso de presentar síntomas se recomienda el uso de mascarilla, acudir a la consulta oportuna y cumplir con el reposo domiciliario para evitar la propagación de la enfermedad.

Es importante que la persona con fiebre y/o con síntomas respiratorios no acuda a su lugar de trabajo o estudio en esas condiciones y cumpla reposo domiciliario. Tampoco es recomendable que los niños pequeños acudan a la guardería con síntomas de enfermedad.

El reposo cumple dos funciones: 1) evita brotes de contagio de la enfermedad en el ambiente laboral, escolar y guarderías; y 2) mejora la recuperación del paciente.

Compartir en: