Noticias

«Cultivemos alimentos, no tabaco»

31/05/2023

497 Visitas
  • Con este lema se pone de manifiesto que el cultivo de tabaco es perjudicial, no solo para nuestra salud, sino también para los agricultores y el ambiente.
  • Las tierras que se dedican a cultivar tabaco pierden capacidad para producir después otros cultivos, entre ellos los alimentos.

 

“Cultivemos alimentos, no tabaco”, con este lema hoy se llevó a cabo la conmemoración del Día Mundial Sin Tabaco, en la Manzana de la Rivera, con presencia de referentes de Salud Pública, Viceministerio de Agricultura, Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y el apoyo del Instituto Superior de Bellas Artes.

Este año, esta fecha pone de manifiesto que su cultivo es perjudicial, no solo para nuestra salud, sino también para los agricultores y el ambiente.

El director general de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, señaló en la ocasión, que el tabaquismo es una de las enfermedades identificadas como causa letal en el país.

En Paraguay, alrededor de 9 muertes diarias están estrechamente vinculadas al consumo del tabaco, de primera o de segunda mano, esto equivale a unas 3.300 defunciones anuales, cuya cifra corresponde al 12% del total de fallecimientos ocurridos en el país.

Sequera destacó que el tabaco es un tipo de droga que genera adicción y está relacionado con la ocurrencia de varias enfermedades: cáncer de pulmón, infartos, ACV (derrames), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otros.

Mencionó que el cáncer de pulmón no es la principal causa de mortalidad vinculada al tabaquismo. “Gran parte de los infartos registrados en el país son causados por el tabaco”, informó el titular de Vigilancia de la Salud.

En otro punto, el médico señaló que el 80% de los pacientes que llegan hasta los servicios de salud por una de estas afecciones es tabaquista.

“Desde Salud, la postura no es de prohibición, sino de hablar de estos temas y concienciar a la población sobre los efectos nocivos que produce el consumo de tabaco”, refirió el alto funcionario de Salud Pública.

Consecuencias del cultivo de tabaco

El tabaco deteriora la salud de los agricultores

Uno de cada cuatro agricultores de tabaco padece la enfermedad del tabaco en verde, que consiste en una intoxicación por nicotina. Esta enfermedad es causada por la absorción de nicotina, a través de la piel, durante la manipulación de las hojas de tabaco.

Un agricultor que planta, cultiva y cosecha tabaco puede llegar a absorber diariamente la nicotina equivalente a 50 cigarrillos. Habitualmente estos agricultores trasladan sustancias nocivas a sus hogares por medio de su cuerpo, la ropa o el calzado, lo que somete a sus familiares, sobre todo los niños, a exposiciones secundarias nocivas.

Por otro lado, los agricultores de tabaco inhalan grandes cantidades de humo de este producto durante el proceso de curado, lo que incrementa el riesgo de padecer afecciones pulmonares crónicas y otros problemas de salud.

Las mujeres embarazadas también se ven afectadas de manera desproporcionada por los efectos nocivos del cultivo de tabaco y corren un mayor riesgo de aborto.

El tabaco deteriora al medio ambiente

El cultivo de tabaco consume muchos recursos y requiere un uso intensivo de plaguicidas y fertilizantes, unos productos que contribuyen a la degradación del suelo. Estas sustancias químicas llegan al medio acuático, de manera que contaminan los lagos, los ríos y el agua potable.

Las tierras que se dedican a cultivar tabaco pierden capacidad para producir después otros cultivos, entre ellos los alimentarios, ya que el tabaco reduce drásticamente la fertilidad del suelo.

El cultivo de tabaco provoca alrededor del 5% de la deforestación total, y por tanto también contribuye a la emisión de CO2 y al cambio climático. Para incrementar la superficie destinada a cultivar tabaco es necesario talar los árboles y desbrozar la tierra.

Aproximadamente se necesita un árbol para producir 300 cigarrillos. Todo ello provoca desertificación y hambre, ya que en algunas de estas regiones hay poca tierra fértil apta para cultivar alimentos.

El cultivo de tabaco también se relaciona con la degradación de la tierra o la desertificación en forma de erosión del suelo, la reducción de la fertilidad y la productividad del suelo, y la alteración de los ciclos del agua.

Compartir en: