Noticias

Día Mundial de las enfermedades tropicales desatendidas

31/01/2024

37 Visitas
  • Denominadas así porque históricamente han ocupado un lugar inferior en la agenda de salud mundial recibiendo poca atención y financiación. En el país figuran: la lepra, leishmaniasis, chagas, mordedura de animales ponzoñosos, rabia, geohelmintiasis, entre otros.
  • Únete, actúa y elimina estas enfermedades, es el llamado que hace la OPS/OMS.

 

El 30 de enero fue establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el “Día Mundial de las Enfermedades Tropicales Desatendidas” (ETD), conformada por un grupo de 20 afecciones causadas por virus, bacterias, parásitos, hongos y toxinas que afectan a más de mil millones de personas en todo el mundo.

La finalidad de esta fecha es reflexionar acerca del sufrimiento que provocan las enfermedades desatendidas, destacar la labor de los que hacen frente a estas enfermedades y lograr el control, la eliminación y erradicación.

Estas enfermedades se denominan «desatendidas» porque históricamente han ocupado un lugar muy bajo en la agenda de salud mundial recibiendo poca atención y financiación.

La OPS/OMS hace un llamado a unirse, actuar y eliminar estas enfermedades.

Las enfermedades tropicales desatendidas pueden prevenirse, controlarse y eliminarse. Hasta noviembre de 2023, 50 países habían logrado eliminar al menos una enfermedad tropical desatendida.

Entre las enfermedades desatendidas registradas en Paraguay, la lepra es una de ellas, afecta principalmente la piel, los nervios, la mucosa del tracto respiratorio superior y los ojos. En el último año se identificaron 287 casos nuevos de lepra. A la fecha 320 se encuentran en tratamiento.

Otra de las ETD en el país es la rabia que desde el 2004 no ha registrado casos de rabia humana en el país.

También se observa la leishmaniasis una enfermedad infecciosa, parasitaria que puede afectar a los animales y al humano. El vector -flebótomo o karachã- coloca sus huevos y desarrolla sus larvas sobre suelos húmedos donde predomina materia orgánica en descomposición: parte inferior del tronco de árboles, patio de las viviendas, tronco de árboles caídos en descomposición, en basurales húmedos. Además, en suelo de gallineros y chiqueros que son sitios privilegiados para la cría de larvas.

Una de las medidas más importantes para controlar la dispersión de la enfermedad es a través del control vectorial en las viviendas eliminando la basura orgánica (restos de frutas, verduras, hojas en descomposición, entre otros) para evitar que el flebótomo o karachã se reproduzca, y el uso de barreras de protección (repelente y mosquitero) para prevenir la picadura del vector.

El chagas se transmite al humano a través de un insecto conocido como triatomino o vinchuca. La vía más importante de transmisión es la transplacentaria o vertical, madre a hijo. El control de vectores es un método eficaz de prevención. En el año 2018 la OPS/OMS, otorgó a Paraguay la certificación de país libre de transmisión vectorial domiciliaria del Chagas.

Dentro de las enfermedades desatendidas se hallan los accidentes por animales ponzoñosos, dentro de esta clasificación se encuentran serpientes, escorpiones o alacranes y arañas de importancia médica, que son de notificación obligatoria.

Helmintiasis es otra enfermedad presente en el país dentro de la clasificación, también conocida como geohelmintiasis o parásitos intestinales, que se transmiten a partir de suelos contaminados por heces humanas. Causan anemia, carencia de vitamina A, retrasos del crecimiento, malnutrición, obstrucción intestinal y alteraciones del desarrollo. La desparasitación masiva anual, junto con medidas de higiene personal, e incremento al acceso al agua y saneamiento son las intervenciones para reducir la carga de enfermedad.

Por su parte, la esquistosomiasis se contrae cuando formas larvarias del parásito, excretadas por caracoles de agua dulce, penetran en la piel al entrar la persona en contacto con aguas infestadas. La esquistosomiasis suele provocar patologías hepáticas y urogenitales.

La Organización destaca que para hacer frente a las enfermedades tropicales desatendidas es fundamental el control de vectores, la salud pública veterinaria y el agua, el saneamiento y la higiene son complementos clave de la intervención dirigida a los humanos.

  • Utilice mosquitero para reducir el contacto entre los vectores y las personas.
  • Vacune a sus mascotas y acuda periódicamente al veterinario para controlar el estado de salud de los animales.
  • Asegúrese de manipular y cocinar adecuadamente los productos de origen animal, como la carne y el pescado.
  • Controle el entorno reduciendo la población de roedores cerca de la casa.

 

Fuente: paho.org/DGVS

Compartir en: