Noticias

En el día mundial de la alimentación se insta a gestionar el agua de manera prudente

16/10/2023

139 Visitas

“El agua es vida, el agua nutre”, bajo esta consigna se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Este año apunta a sensibilizar a la humanidad sobre la gestión del agua de manera prudente. Podemos marcar la diferencia eligiendo alimentos locales, de temporada y frescos, reduciendo el desperdicio de alimentos y encontrando maneras seguras de reutilizarlos mientras evitamos la contaminación del agua.

 

Con la visión de disminuir el hambre en el mundo, objetivo que también busca la Agenda 2030 con su meta “hambre cero”, desde hace más de cuatro décadas, cada 16 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Alimentación, iniciativa promovida por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Este año el tema central es el agua, recurso hídrico esencial para la vida, con la consigna: “El agua es vida. El agua nutre. No dejar a nadie atrás”.

El rápido crecimiento de la población, la urbanización, el desarrollo económico y el cambio climático están poniendo los recursos hídricos del planeta bajo un estrés cada vez mayor. Al mismo tiempo, los recursos de agua dulce por persona han disminuido un 20 % en las últimas décadas y la disponibilidad, y la calidad del agua se están deteriorando rápidamente debido a decenios de uso y gestión deficientes, sobreexplotación de aguas subterráneas, contaminación y cambio climático. Corremos el riesgo de sobrecargar este recurso preciado hasta un punto de no retorno.

Hoy en día, 2 400 millones de personas viven en países sometidos a estrés hídrico. Muchos de ellos son pequeños agricultores que ya luchan para satisfacer sus necesidades diarias, especialmente las mujeres, los Pueblos Indígenas, los migrantes y los refugiados.

En esta fecha conmemorativa se insta a empezar a gestionar el agua de manera prudente. Necesitamos producir más alimentos y otros productos agrícolas esenciales con menos agua, mientras garantizamos que el agua se distribuya equitativamente, que se preserven nuestros sistemas alimentarios acuáticos y no dejar a nadie atrás.

Los alimentos que comemos y su forma de producción afectan al agua. Podemos marcar la diferencia eligiendo alimentos locales, de temporada y frescos, desperdiciándolos menos, incluso reduciendo el desperdicio de alimentos y encontrando maneras seguras de reutilizarlos mientras evitamos la contaminación del agua.

Juntos podemos tomar medidas relacionadas con el agua para el futuro de la alimentación, las personas y el planeta.

 

Fuente: FAO

Compartir en: