Noticias

Medidas para hacer frente al frío y prevenir las enfermedades respiratorias

13/07/2023

423 Visitas

Con el descenso de la temperatura se recuerda la importancia de la ventilación de ambientes, el lavado de manos frecuente, la hidratación y, la vacunación contra la influenza y COVID-19. En caso de síntomas respiratorios, utilizar mascarilla, acudir al servicio de salud y cumplir con el reposo indicado.

 

Sabías que el cuerpo puede verse afectado con los cambios bruscos de temperatura, especialmente cuando se pasa de un ambiente cálido a uno frío de forma abrupta, generando inflamación a nivel de las mucosas de las vías respiratorias. La población mayormente afectada en la temporada de frío es la de niños y adultos mayores.

Cuando la temperatura del ambiente desciende, las personas asmáticas tienen mayor riesgo de padecer una crisis, debido a que el aire frío es seco y aumenta la mucosidad por lo que deben asegurarse de contar con la medicación adecuada para afrontar la ola de frío.

Como medida de protección y prevención se recomienda:

  1. Vacunarse cada año contra la influenza y la COVID-19. La vacuna antigripal (cuadrivalente) evita los casos graves y sus complicaciones. En tanto que, la dosis anticovid (bivalente) protege contra las formas graves de la infección, y reduce las posibilidades de internación y muerte. Es igualmente importante mantener al día el esquema de vacunación regular de los niños/as, sobre todo en los menores de 5 años.
  1. Evitar la exposición al frío y a personas con síntomas respiratorios. Si está enfermo, no es recomendable visitar a los adultos mayores, quienes, por lo general, cuentan con enfermedades de base, por lo que son más propensos a padecer cuadros severos por afecciones respiratorias.
  2. Ventilación de ambientes: para realizar la ventilación de ambientes y no pasar frío, se sugiere abrigarse lo suficiente y abrir una puerta o ventana.

En cuanto a la ventilación domiciliaria en los días de mucho frío, se indica abrir puertas y ventanas al mediodía (horario en que aparentemente es menor el frío), por un espacio de 30 a 60 minutos y luego cerrarlos para evitar que las habitaciones se enfríen demasiado, puesto que tampoco es aconsejable estar mucho tiempo en una habitación muy fría.

  1. Lavado de manos: realizarlo de manera frecuente con agua y jabón.
  2. Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar: con el pliegue interno del codo, nunca con la mano, esto evitará que los gérmenes expulsados puedan afectar a otras personas y llegar a objetos.
  3. Mantener la hidratación, aún en días fríos: la vía aérea (nariz y boca) es la principal defensa ante la aparición de virus, motivo por el que se recomienda hidratar al organismo consumiendo de 2 a 3 litros de agua por día.

El agua mantiene la funcionalidad de las vías aéreas y es el mejor expectorante al presentar un cuadro gripal, por lo que insiste en que la hidratación diaria es fundamental.

7.Calefacción de ambientes: para mantener la calefacción de ambientes en temporadas de mucho frío, se indica los dispositivos incandescentes, que irradian calor, como las estufas o el acondicionador de aire, que debe estar a una temperatura ideal entre 25° y 26°, temperaturas al que el organismo puede adaptarse. Es importante evitar colocarlos a temperaturas superiores a éstas, los alérgicos y asmáticos presentan cuadros obstructivos bronquiales cuando la calefacción está muy elevada. En ambientes con calefacción, los humidificadores son recomendables.

Se desaconseja el uso de braseros en el interior del domicilio y calefactores que generan viento, ya que secan mucho el ambiente y terminan secando las vías aéreas superiores.

  1. Desinfección superficies de “alto nivel de contacto”: como barandas, picaportes, escritorios, teclados, mouse de computadoras, juguetes, entre otros.
  2. Uso de mascarilla, que cubra la nariz, la boca y el mentón, al acudir a establecimientos sanitarios, y en caso de presentar síntomas respiratorios.
  3. Si manifiesta fiebre o algún signo o síntoma respiratorio (chorreo de nariz, tos, dolor de garganta): no acuda al lugar de trabajo o estudio en esas condiciones hasta la resolución del cuadro, para impedir la dispersión de la enfermedad. Realice reposo domiciliario, previa consulta médica.

Compartir en: