Noticias

Tabaco, polvo y humo pueden desencadenar enfermedad pulmonar

27/11/2018

8 Visitas

 

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una afección que puede causar falta de aire o sensación de cansancio, debido al esfuerzo que realiza la persona afecta al momento de respirar. Dentro del término EPOC, está incluida la bronquitis crónica, el enfisema pulmonar y una combinación de ambas enfermedades, no así el asma.

“EPOC es frecuente, prevenible y tratable”, afirma la Dra. Claudia Sánchez, directora del Programa Nacional de Control del Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias.

En el INERAM, se llevan a cabo actividades de promoción y prevención de la enfermedad, en el marco de la “Semana de la EPOC”, que va del 19 al 23 de este mes. Estos días, la ciudadanía podrá acceder a controles y charlas, por parte de profesionales de la salud. Los controles están orientados a pacientes a partir de 40 años de edad, con síntomas crónicos de tos, expectoración y disnea, quienes serán sometidos a estudio de espirometría.

Esta afección pulmonar es la cuarta causa de mortalidad en el mundo y la única enfermedad crónica cuya morbimortalidad mantiene un incremento sostenido. Se estima que, para el 2020, podría pasar a ocupar la tercera causa de mortalidad.

Causas que originan EPOC

Aunque la causa más común es el humo de cigarrillo, la Dra. Sánchez añade que los factores ambientales y la genética también pueden originar esta enfermedad. “Por ejemplo, la exposición prolongada a ciertos polvos en el trabajo, químicos y aire contaminado en ambientes cerrados y abiertos (humo de leña o carbón vegetal) puede contribuir al desarrollo de esta enfermedad pulmonar”, menciona.

Síntomas

Los síntomas de la EPOC no suelen aparecer hasta cuando ya se ha producido un daño significativo y, por lo general, empeoran con el tiempo, particularmente si el paciente sigue expuesto al humo del tabaco. Los pacientes con bronquitis crónica presentan una tos diaria y producción de mucosidad (esputo) como síntoma principal durante al menos tres meses al año en dos años consecutivos.

Otros signos y síntomas de la EPOC

Dificultad para respirar, sobre todo durante la actividad física.

Silbido al respirar.

Presión en el pecho

Necesidad de aclararse la garganta temprano a la mañana, debido al exceso de mucosidad en los pulmones

Tos crónica que puede producir mucosidad (esputo), transparente, blanca, amarilla o verdosa.

Color azul en los labios o los lechos ungueales (cianosis)

Infecciones respiratorias frecuentes.

Falta de energía.

Pérdida de peso involuntaria (en los estadios más avanzados).

Hinchazón en los tobillos, los pies o las piernas.

La titular del Programa afirma que también es probable que las personas con EPOC tengan episodios llamados reagudizaciones, durante los cuales los síntomas empeoran más que la variación habitual diaria y duran al menos varios días.

Diagnóstico

La única prueba más importante para determinar si una persona tiene la EPOC es la espirometría.

Prevención

La mejor manera de prevenir la EPOC es no fumar o dejar de fumar ahora mismo. Además, mejorar las condiciones laborales, a través de la prevención en las actividades de riesgo, como: minerías, caleras, exposición a vapores y polvo de sustancias químicas, biomasa (humo de leña o carbón vegetal).

Compartir en: