Noticias

Una atención limpia salva vidas

05/05/2023

540 Visitas

Hoy, en el Día Mundial de la Higiene de Manos se recuerda la importancia de aumentar la adherencia a la higiene de las manos en los centros de salud, protegiendo así de las infecciones a los trabajadores de la salud y a los pacientes.

 

En el 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el 5 de mayo como el Día de la Higiene de las Manos, que tiene como objetivo mantener un perfil global sobre la importancia de la higiene de manos en el cuidado de la salud y unir a las personas en apoyo a la mejora de la higiene de las manos en todo el mundo.

“Acelerar la acción juntos. Salva vidas – Límpiate las manos”, es el lema central de este año, con el que se busca reconocer que podemos contribuir al clima o la cultura de seguridad a través del lavado de manos, para alcanzar la calidad y organización sanitaria.

La higiene de manos es un hábito importante para nuestra salud, salva millones de vidas cada año cuando se realiza en los momentos adecuados durante la prestación de la atención médica.

Una atención limpia protege a los trabajadores de la salud y a los pacientes de las infecciones.

Ahora es un momento crítico en el que los países de todo el mundo necesitan acelerar la implementación de las lecciones de la pandemia de COVID-19 y aumentar las inversiones para cerrar las brechas en la prevención y el control de infecciones (PCI), incluida la higiene de manos.

La OMS considera que ninguna persona que reciba o brinde atención de salud debe estar expuesta al riesgo de ser dañada por una infección prevenible.

La higiene de las manos dignifica y es una señal de respeto a las personas que buscan atención de salud y facilitan el trabajo de quien la entrega.

Cinco momentos clave de la higiene de manos

  • Antes de tocar al paciente.
  • Antes de realizar una tarea aséptica.
  • Después del riesgo de exposición a líquidos corporales.
  • Después de tocar al paciente.
  • Después del contacto con el entorno del paciente.

El lavado de manos y su impacto en la salud

Esta sencilla práctica de higiene ha demostrado ser una estrategia efectiva en el cuidado de la salud, en la prevención de la gripe, COVID-19 y otras enfermedades infectocontagiosas.

El lavado de manos con agua y jabón contribuye a prevenir enfermedades como la diarrea y la neumonía, que causan la muerte de más de 3,5 millones de niños menores de 5 años en el mundo, cada año.

Cuando las manos no se higienizan correctamente, los microorganismos que no se eliminaron con la higiene pueden llegar a los alimentos y a las bebidas cuando las personas los preparan o los consumen. Estos microorganismos pueden multiplicarse en algunos tipos de alimentos o bebidas y producir enfermedades. Así también, los microorganismos pueden transferirse a otros objetos, como las manijas de las puertas, las mesas o los juguetes y, luego pasarse a las manos de la persona que haya tocado los objetos.

Diversos estudios han demostrado que, con el simple acto de lavarse las manos, se pueden prevenir:

– 1 de cada 3 enfermedades diarreicas.

– 1 de cada 5 enfermedades respiratorias, incluyendo COVID-19.

 

Fuente: OMS/CDC

 

Compartir en: