Noticias

Ventilar los ambientes reduce el riesgo de contraer infecciones respiratorias

28/06/2023

413 Visitas

Al abrir puertas y ventanas, mejora la calidad del aire en espacios cerrados y disminuye las probabilidades de contagio.

 

La ventilación de ambientes cerrados es fundamental para reducir las probabilidades de contagio de enfermedades que pueden transmitirse por el aire a través de partículas respiratorias en forma de gotitas y aerosoles, como la influenza, el SAR-CoV2 y otros virus respiratorios

La ventilación consiste en hacer entrar el aire fresco del exterior en un lugar interior, para que salga el aire viciado de ese espacio, para mantener o mejorar la calidad del aire.

Contar con una adecuada ventilación contribuye en gran medida a reducir la concentración de esas partículas virales y hay menos probabilidades que sean inhaladas. Es importante asegurar siempre la intercambiabilidad del aire en ambientes cerrados mediante la ventilación cruzada; esto se logra con la apertura de puertas y ventanas.

La ventilación adecuada es solo una de las acciones preventivas para reducir el riesgo de transmisión de virus respiratorios. Es igualmente importante lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar con el pliegue interior del codo o con un pañuelo desechable y vacunarse contra las enfermedades de invierno de forma oportuna.

Para ventilar los espacios cerrados:

  • Abra puertas y ventanas para aumentar el flujo de aire en el ambiente, siempre que sea posible y cuando las condiciones climáticas lo permitan.
  • Si se registran condiciones climáticas de temperatura muy frías, puede abrir las ventanas unos minutos cada hora para ventilar. Una ventana apenas abierta, incluso puede incorporar aire beneficioso del exterior.
  • Cuando viaje en transporte público o en automóvil, abra las ventanillas siempre que sea posible.Cuantas más se abran, mejor. Si pone el aire acondicionado, seleccione la opción de entrada de aire fresco exterior.
Compartir en: